Sueños versus vitaminas para la rutina

12 noviembre, 2015 1 comentario

sueños-elpuntosalud

“Aquel que lucha cada día por los sueños de su jefe, ¿En qué momento de su vida está luchando por los suyos?”

Nuestra sociedad está lo suficientemente ocupada pagando tarjetas de crédito y préstamos para resolver el día a día sin la posibilidad de ahorrar para comenzar el proyecto personal de sus sueños. Esto no es más que el producto de un sistema que nos envuelve en su fascinante mundo de falsas posibilidades para que al menos por un instante podamos decidir a qué clase social queremos pertenecer.  La carnada funciona perfectamente y cada día se pescan nuevas mentes que con sobredosis de vitaminas para la rutina van orbitando por la vida.

rutina-elpuntoLos pensamientos desordenados se originan bajo la ducha cuando una duda se manifiesta y la pregunta camuflada por una respuesta incierta, surge… ¿Hasta cuándo? Los únicos responsables  de hacer cambiar esta rutina, somos nosotros mismos. Una vez que empezamos a tomar el control de nuestras decisiones y sabemos con certeza lo que realmente queremos, es entonces cuando debemos con determinación y sin temor alguno, volvernos los escritores del guión de nuestra historia.

Empezar por observarnos, evaluarnos, lo que hacemos y su aporte positivo. Juzgar nuestras propias acciones y establecer prioridades. Debemos estar completamente seguros de cuál es nuestro objetivo para determinar cómo lo vamos a lograr. Cada día es una oportunidad, sin embargo, permanecemos atorados en la rutina. Tratemos de evadir las distracciones y prepararnos cada vez más para las oportunidades futuras. Soñar puede no costarnos nada pero hacer que nuestros sueños se vuelvan realidad no es gratis, apostemos al cambio y no a la monotonía, demos el primer paso.

Es hora de matar los miedos y empezar a construir nuestro propio camino hacia el mundo del emprendimiento y nuestros sueños, donde sólo nosotros decidimos cuál es el límite. O también podemos sentarnos, encender la computadora, servirnos una taza de café y permanecer como el activo de un emprendedor que se enriquece a través de nuestro sudor.

Este texto se retuerce ante los ojos conformistas y desinteresados por salir del abismo causado por el miedo a fracasar; Se impregna en las esferas que reflejan nuestras almas como lágrimas de valentía; y se siembra en el rincón más sombrío y estrecho del pecho, justo al borde del corazón en un afán de concebir la idea de renunciar a esa toxina y escapar de la prisión que lleva el nombre de rutina.

VALORA ESTA NOTICIA