Influencia de la nutrición y la sexualidad

7 mayo, 2012 0 comentarios

La energía, el aire, los ejercicios curativos y el amor, son ingredientes importantes para el mantenimiento de la salud y el bienestar. Pero el cuerpo también necesita materias primas de calidad para mantener su funcionamiento adecuadamente, por eso extrae los nutrientes esenciales de los alimentos. Los sabores distintos, los colores, la función energética y termal de los comestibles influyen directamente en nuestro cuerpo; esto significa que el desorden en las comidas, comer mal y el mal hábito de la bebida, afectan en gran medida nuestras funciones.

¿Quién no ha oído decir “somos lo que comemos”? Cuanto más naturales sean nuestras comidas, tanto más sanos seremos.

El tratamiento y manipulación que reciben los alimentos hoy en día, añaden un sin fin de sustancias químicas a los productos que ingerimos cotidianamente, las cuales provocan tensiones en nuestro cuerpo. ¿Cómo puede el cuerpo identificar y digerir todos esos químicos?

Normalmente, los restos de hormonas, penicilina, pesticidas, aromatizantes, colorantes y conservantes se quedan en el organismo sin procesar. Estudios recientes han demostrado, por ejemplo, que a causa de los aditivos hormonales ingeridos con los alimentos, las chicas crecen más, a mayor velocidad y además tienen más pecho; pero también son más propensas a enfermarse. Y este es sólo uno de los efectos del uso de aditivos en los alimentos.

El cuerpo no sabe procesar las sustancias químicas artificiales, por consiguiente, éstas se acumulan en los intestinos, las articulaciones, los huesos, los órganos y tejidos. Este estado de envenenamiento crónico puede provocar imprevisibles tensiones físicas y emocionales, así como ciertas reacciones sexuales negativas.

Los taoístas consideran que todos los alimentos y bebidas tienen efectos termales en nuestro organismo y que podemos contemplar la nutrición desde la perspectiva del Yin (energía femenina) y el Yang (energía masculina). Según esta visión, todos los comestibles se clasifican en: frío, refrescante, neutral, templado o caliente; esto no tiene nada que ver con la temperatura que poseen los alimentos durante la ingesta, sino con la forma en que afectan el equilibrio del Yin y el Yang en nuestro interior. Además de los alimentos, hay factores externos, como el clima, que afectan hacia el frío o al calor el equilibrio Yin y Yang.

Por ejemplo, muchos de los alimentos bajos en calorías contienen poca energía y provocan un efecto de enfriamiento del cuerpo. Muchas mujeres y hombres a veces sienten frío porque básicamente toman alimentos que tienen efecto de enfriamiento sobre su sistema, es decir que consumen pocas calorías. Normalmente, ellos necesitan muchísimo tiempo para excitar su energía sexual. En días calurosos se las pueden arreglar, pero durante los días fríos, sobre todo si su pareja no posee suficiente fuego ¿cómo podrían fundir el hielo y llevar el agua a ebullición?

Los siguientes síntomas indican frialdad en el cuerpo:

– Gran sensibilidad al frío.
– Pies y manos fríos.
– Rechazo hacia el tiempo frío, bebidas frías o baño frío.
– Lentitud o inactividad general.
– Mostrarse muy sentimental o pesimista.
– Orina muy clara.
– Tez pálida.
– Falta de deseo sexual.

Un exceso de calor, puede provocar los síntomas siguientes:

– Nerviosismo.
– Inquietud.
– Impaciencia.
– Insomnio.
– Orina oscura.
– Intenso sangrado menstrual.
– Fuertes sofocos (mujeres menopáusicas).

VALORA ESTA NOTICIA