Dinero: el bienestar económico depende de nosotros

24 noviembre, 2015 0 comentarios

 

 

bienestareconomico-afiff

En esta ocasión lo único que me interesa comunicar en este artículo son las reglas básicas para el bienestar económico de las personas, según la experiencia obtenida y los diferentes estudios realizados sobre el tema. Busco de una manera breve pero efectiva compartir algunos de los principales consejos para manejar correctamente el dinero que ganamos con tanto esfuerzo y sacrificio. Primero debemos comprender algunos conceptos básicos para luego hacer que funcionen a nuestro favor.

Los ingresos son la cantidad de dinero que recibimos a cambio de los servicios que ofrecemos según los conocimientos que tengamos y las necesidades del cliente. Los gastos son la cantidad de dinero que debemos pagar constantemente para recibir algún servicio o para pagar alguna deuda. Los activos son cosas que nos generan dinero, como por ejemplo, si compramos una bicicleta y cobramos una renta por hora de uso, la bicicleta es un activo que nos genera ingresos. Los pasivos son cosas que generan gastos, por ejemplo, un vehículo necesita combustible, mantenimiento, entre otros gastos. Si generamos un ingreso y luego de los gastos también gastamos lo que nos queda en cosas inútiles que no nos aportan ningún otro ingreso, entonces, no podremos ahorrar ni planificarnos fuera de ese ingreso único.

El primer paso para cambiar nuestra forma de manejar el dinero es evaluar algunos activos que nos favorezcan. La educación es un activo, si cobramos una quincena y ese ingreso lo invertimos en un curso de fotografía y luego la otra quincena invertimos nuestro ingreso en una cámara fotográfica, tanto el conocimiento sobre fotografía como la cámara fotográfica pasan a ser nuestros activos. Así nuestro dinero pasa de ser un ingreso o gasto a un activo que genera más ingreso. Crear riqueza es un método el cual si desconocemos o si conocemos pero no aplicamos entonces no podremos generar ningún cambio positivo para lograr el bienestar económico. Lo poco que nos queda y que tanto trabajo nos cuesta puede ser gastado o invertido, multiplicado o dejado en el olvido, la decisión es nuestra.

“Podemos pasarnos la vida completa pensando en cambiar pero si no hacemos algo entonces sólo será un pensamiento que no cambiará nada.

VALORA ESTA NOTICIA