Como mantener la higiene en el embarazo

4 mayo, 2012 0 comentarios

La mujer desde su infancia debe ser educada en forma adecuada, respecto a la forma correcta de llevar a cabo el aseo de sus órganos genitales.

Esto es de su suma importancia para su salud, pues las infecciones vulvares y vaginales son muy frecuentes en todas las edades, y no tienen relación ni con la edad de la mujer, ni son exclusivas de aquellas que tienen vida sexualmente activa.

De tal forma que, desde la niñez, se deben recomendar técnicas de higiene apropiadas para tener en cuenta durante toda su vida, tales como:

  • Limpieza del área genital y anal, siempre de adelante hacia atrás, separando los labios mayores, es decir, la parte de afuera. Se inicia en la vulva y termina en el ano.
  • Asegurarse de que no les quede humedad o residuos en los pliegues.
  • El lavado de la zona anal, debe hacerse en forma separada.
  • Secar con paño bien limpio.
  • Para orinar y evacuar se recomienda sentarse con las piernas separadas.
  • Limpiar los genitales con papel higiénico, de preferencia blanco y sin perfume.
  • No hacer, en ningún caso duchas vaginales.
  • El lavado de la parte externa, conocida como la vulva, debe hacerse con sustancias o jabones líquidos ácidos que mantengan  el PH de esta zona.

En Agosto de 2007 y en Enero de 2008, se realizaron el primer y segundo “Foro Latinoamericano sobre Higiene íntima”, que reunió a un grupo de ginecólogos expertos, de Norte, Centro y Sur América y se elaboraron la siguientes recomendaciones para la higiene íntima en la mujer:

  • Usar ropa interior de algodón o que tenga cubierta de algodón en toda el área de la entrepierna. Evitar utilizar un tamaño de ropa interior que no alcance a proteger toda el área vulvar ya que dicho órgano quedaría expuesto al contacto con su ropa exterior.
  • No utilizar ropa muy ajustada o de materiales sintéticos.
  • Lavar la ropa interior con jabón de barra y enjuagar, sin dejar residuos.
  • No se recomienda utilizar desodorantes íntimos, talcos, aromatizantes, ni sales de baño o burbujas. Y, por ningún motivo hacer duchas vaginales; pueden provocar abortos o partos prematuros por agravar las infecciones vaginales, llegando a la parte interna del útero.
  • Evitar traumatismos de la región genital como el rasurado, la depilación o la fricción
  • No utilizar tampones (no tiene por qué usar tampones durante el embarazo)
  • Si tiene cambios en el flujo vaginal que normalmente es blanco, como una pasta, o presenta picazón, ardor, o mal olor, no se auto medique, consulte de inmediato a su ginecólogo-obstetra.
VALORA ESTA NOTICIA